Elisa

no lo parece, pero es un monstruo

no lo parece, pero es un monstruo

Elisa, ven a jugar con la arena! Elisa, cuidado con las olas! Elisa, ven con mamá, que te pondrá cremita, Elisa, no llores, que viene la ola y se te llevará! El mar, como un lago. La playa, vacia, solo los papás de Elisa, Elisa y nosotros. Elisa, tres añitos llenos de mohines, lloros, gritos, histerias de hija única mimada.

Y si Elisa quería un caracol, daba patadas en el suelo, se ponia roja, gritaba, se tiraba al suelo pataleando y ahí se lanzaba su papá a buscarle el caracol entre los matojos, que en la playa no hay caracoles de mar; caracol que Elisa se apresuraba a lanzar al agua, antes de pillar un ataque porque queria otro.

Y si su mamá le hacía un castillo en la arena (será envidia, mi mamá nunca me hizo un castillo en la arena), Elisa lo pisoteaba, si tenia calor su papá le aguantaba una sombrilla, vease en la foto la mano del papá aguantando el parasol.

No la han dejado sola ni a sol ni a sombra. No ha jugado ni con la pala, ni con el cubo, ni con los moldes, ni con los barquitos, ni con las muñecas… papaaaaaaaaaa, mira lo que tengo!!! y tenia una piedra en la mano que le habia dado su mamá. Una piedra, eso si, como todas las piedras. Y el papá, solicito, abandonaba su sombrilla, dejaba su diario, y se iba corriendo a ver la piedra que le enseñaba Elisa, solo para demostrar su poder sobre el.

Ni un segundo sola en las dos horas de playa. Siempre tenía un adulto cerca para satisfacer sus deseos, sus caprichos más nimios. Los presentes, la playa mientras se había ido llenando sólo deseabamos que le diesen un hermanito a Elisa. Y de ser posible, enseguida.

Dudo que eso sea cuidar a una criatura. Ya se adivina el futuro de Elisa, bachillerato conseguido porque hay que evitar el fracaso escolar, universitaria porque tampoco va a ponerse la nena a trabajar de peluquera cuando puede ser abogado, o médico o arquitecto.

Y después Elisa encontrará trabajo en una empresa. Y ahí se dará cuenta (y solo si es inteligente, también es posible que nunca llegue a saberlo) que no le han enseñado lo único importante: a tomar decisiones, a implicarse en lo que hace, y a ser responsable de su vida, a cogerse de la manita ella misma y ser una adulta.

Emtre todos estamos creando monstruos, irresolutos y temerosos.

link al anterior: de la utilidad de los korakomantes

Y pongo la foto in memoriam de uno de los caracoles asesinados por Elisa

snail_2_bg_112302

Tags:

3 Responses to “Elisa”

  1. Casino 1243775154 Says:

    Casino 1243775154…

    Casino 1243775154…

  2. Blogueando en Tsim Sha Tsui » Blog Archive » Iconoclastas sarcásticos o de la utilidad de los korakomantes Says:

    […] link al siguiente: Elisa […]

  3. Prin Says:

    De eso está el mundo lleno. Demasiados extremos.. o demasiado caso, o pasan de los hijos al 100%
    Y eso es el futuro…

Leave a Reply

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...