Cipolla revisited, o: ¿inteligente y proveedor es oximoron?

Carlo Maria Cipolla

Cayo en mis manos un librito: “Allegro ma non Troppo” de Carlos Maria Cipolla, (1922-2000) profesor emérito de Economía en Berkeley y autor de libros de Economía y de Historia de la Economía. El libro es un divertimento, compuesto de dos ensayos que escribió para sus amigos y que luego fueron recogidos en un mismo opúsculo, editado en español por Crítica.

En el segundo ensayo, “Le Leggi Fondamentali della Stupidità Umana” (en italiano, editorial Il Mulino) establece una taxonomía de las personas, dividiendolas en cuatro categorías. Cada categoría está asociada a las consecuencias sobre los demás de las acciones realizadas, y a partir de esta división, crea sus cinco leyes. Desgraciadamente, estas leyes carecen de la organización, simplicidad y, ¿por qué no decirlo?, elegancia de las Leyes de la Robotica de Asimov, así que en este post las reordeno, y les pongo un título. Seguidamente las aplico al mundo de la empresa.

Para Cipolla, una persona puede beneficiarse o perjudicarse con una acción que realiza. Dicha acción a su vez beneficia o perjudica al receptor de la misma.

Solo que no existe una correlación directa, en la hipótesis de Cipolla se dan todas las posibilidades, que se dibujan en un gráfico X, Y, en el cual la X es la acción, y la Y el resultado de la misma.

matriz-estupidez-grafica

Los que se perjudican y benefician al otro son los incautos (bondadosos en la figura, sacada del blog http://humanismoyconectividad.wordpress.com)
Los que se benefician, y benefician al otro son los inteligentes
Los que se benefician y perjudican al otro son los malvados
Los que se perjudican, y perjudican al otro son los estúpidos

Saquemos del armario a nuestros personajes criptográficos de siempre, Bob y Alice. Si Alice le pega una bofetada a Bob, digamos que con razón (al menos para ella), lo que es bueno para Alice es malo para Bob y Alice se comporta como una malvada. Si Alice quiere pegar a Charlie, pero le arrea a Bob, lo que ha hecho es malo para Alice y malo para Bob, y Alice se comporta como una estúpida.

Hasta aqui estamos claros, espero.

De aqui saca Cipolla las cinco leyes fundamentales de la estupidez humana, que reformulo y reordeno, para darle un corpus teórico más firme

La primera Ley Fundamental revisitada (antiguas tercera y cuarta b.) de Cipolla). Ambito de Aplicación
Una persona estúpida es aquella que causa pérdidas a otra persona o grupo de personas sin obtener ninguna ganancia para sí mismo e incluso incurriendo en pérdidas. El potencial nocivo de las acciones de las personas estúpidas no puede ser estimado

La segunda Ley Fundamental revisitada
(antigua cuarta a.) de Cipolla) o de la propiedad transitiva
Realizar actos estúpidos o bien asociarse a una persona estúpida le convierte a uno en estúpido

La tercera Ley Fundamental revisitada (antiguas segunda y primera de Cipolla)o del reparto uniforme
La probabilidad de que cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona, y su corolario: todos, inevitablemente, subestiman el numero de estúpidos en circulación.

La cuarta Ley Fundamental revisitada (Quinta de Cipolla, con aportaciones del autor) o de la impredictibilidad
Las acciones de las personas estúpidas son impredecibles por cualquier persona, incluso por otras personas estúpidas. Y sus corolarios son
a.) que cualquier predicción acertada sobre el resultado de una acción de persona estúpida se debe a la casualidad
b.) el estúpido es más peligroso que el malvado

Y, con esta base, ya se puede entender algo más del mundo de la empresa.

Si se admite la hipótesis de Cipolla se puede esperar que un compañero de trabajo, superior o subordinado pertenezca a alguno de los grupos, con incursiones pequeñas en torno a los ejes sobre los que gravita. Es decir, una persona inteligente se podrá comportar alguna vez como un incauto, o incluso como un malvado, pero dificilmente como un estúpido.

De la misma manera, y aplicando uno de los corolarios de la cuarta ley, si un estúpido realiza una acción inteligente, será debido a la casualidad.

y su consecuencia: de no poder elegir jefes inteligentes y subordinados incautos (subordinados inteligentes dejan rápidamente de ser subordinados para ser jefes), mejor tener jefes y subordinados malvados, que, cuando menos, son predecibles.

Uno podría pensar que es bueno tener proveedores incautos, pero si nos interesa que continúen en el mercado, mejor que sean inteligentes, y si no puede ser (ya que el inteligente deja de ser proveedor rápidamente), al menos que sean malvados.

Asi que el mundo ideal seria:

Jefes: Inteligentes
Proveedores: Malvados
Subordinados: Incautos.

Pero desde luego, ninguno, nadie, en ningún lugar, estúpido.

Desgraciadamente, la estupidez, según la tercera ley, está uniformemente repartida, y cuando uno, en su inocencia, cree tener una situación controlada y repartidos los roles entre incautos, inteligentes y malvados, de pronto ataca la tercera ley y envía el proyecto a la mierda.

Y es cuando, como dicen los americanos, “Shit Happens”

Leave a Reply

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...