Archive for December 1st, 2017

El separatista escéptico. Cap. 2, las consecuencias personales.

Friday, December 1st, 2017

Pues empezó el “Procés d’Independència”. A mi me pareció imposible desde el principio que pudiese tener éxito, no ibamos a tener un pasaporte que dijese Catalunya, pero si que creí que todo eso iba a permitir que Cataluña blindase la Educación, que las Leyes emanadas del Parlament no fuesen recurribles – no porque no lo fuesen, si no por pacto político – y que se llegase a un concierto fiscal a la vasca.

Pero mientras el Govern iba dando pasos hacia lo desconocido, Mas convocó elecciones, tuvo que pedir ayuda a la CUP, y fue cambiando el clima con mis amigos personales…

Las pullas que siempre había recibido por ser catalán (aquellas tan graciosas “los catalanes pasais el día llorando”, o “a ver si meteis a Pujol en la cárcel de una vez”) pasaron a ser mas sangrientas: “Ya está bien de que no se enseñe el español en Cataluña, este Rajoy es un cagao, Rivera lo arregla eso en dos patadas”, o “menos mal que está el FLA, que con todo lo que os han robado vuestros políticos no queda en Cataluña para pagar la farmacia”. No es que hiciesen daño, con no entrar al trapo se estaba al cabo de la calle, dos no se pelean si uno no quiere.

Pero el ambiente se iba enrareciendo, hasta deteriorarse completamente a partir del 17 de agosto 2017, tras el atentado en Barcelona, y las criticas cruzadas entre los Mossos y la Guardia Civil. De pronto el hablar en catalán se volvió algo que no había sido nunca, una amenaza. Gente, amigos del alma, con quien había tenido conversaciones de corazón, que habían vivido años en Barcelona, de pronto me escribían: “y eso, ¿por que me lo envías en catalán?” tras reenviar un whatsapp a mis amigos, entre los que se encontraba, sin pensar en el idioma.

Y de pronto en los grupos de bonsais aparecía la foto de un bonsai con unas rocas que imitaban la montaña de Montserrat y se armaba el Belén, o en los grupos de motos alguien le comentaba “molt be” a un amigo de su barrio con quien salía todos los domingos y lo expulsaban del grupo.

Aparecían verdaderas barbaridades en los comentarios de posts de amigos, tanto que uno se preguntaba como una persona que uno quiere puede tener entre sus amigos este tipo de personas. Pronto aparecían los comentarios ad-hominem, del tipo “no se como puedes decir eso, con tu actitud demuestras que los catalanes sois unos pueblerinos, deberiáis viajar más”.

Total que empecé a borrar a amigos de mi Twitter, de Quora, de Facebook, porque me dolía lo que decían. Digo mal, no tanto “lo que” decían, si no por “cómo” lo decían. De pronto descubrí que bajo una capa de educación podía aparecer una personalidad (y a veces incluso una violencia) que no había ni siquiera adivinado a pesar de los muchos años de trato.

De pronto, cayeron las caretas. Y sobre eso será el próximo post

(continuará)

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...