Archive for March, 2010

De Perez Reverte: Cuatro Minutos

Thursday, March 18th, 2010

Me permito repostear aqui el articulo de Perez Reverte del dominical del ABC.

La frase final:

Y así, de cuatro en cuatro, pasan los minutos de nuestra cobardía.
Me llegan, por amigo interpuesto, los comentarios de uno de los infantes de marina que estaban en el Índico durante el secuestro delAlakrana –del que, por cierto, nadie explicó de modo satisfactorio qué bandera llevaba izada, o no, cuando le dijeron buenos días–. El citado mílite es uno de los que intervinieron en la persecución de los piratas somalíes cuando éstos, después de trincar la pasta, salieron a toda leche para refugiarse en la costa. Viniendo de donde vienen, no es raro que los comentarios revelen insatisfacción por las órdenes recibidas y por el grotesco desenlace. Desde su comprensible anonimato, el infante de marina se desahoga, contando que los malevos estuvieron a tiro, pero las órdenes eran no disparar bajo ningún concepto, pues nadie estaba dispuesto a admitir muertos ni heridos en aquel sainete.

Todo es conocido de sobra, y no merece volver sobre ello. Pero hay una frase que tengo por significativa, porque explica no sólo lo delAlakrana, sino muchas otras cosas: «Tuvimos de tres a cuatro minutos para detenerlos. Pedimos órdenes y hubo silencio». Con esas interesantes palabras en el aire, les invito a un bonito e instructivo ejercicio. Cierren los ojos e imaginen. Lo han visto veinte veces en el cine o la tele: las lanchas de los piratas zumbando hacia la playa, los infantes de marina teniéndolos en el punto de mira y con la posibilidad de bloquearles el paso, y el jefe del operativo pidiendo por radio instrucciones a sus superiores. «Permiso para intervenir», o algo así. Dice. Y ahora trasládense a Madrid, al gabinete de crisis o como se llame lo que montaron allí. También, en este caso, las películas nos facilitan el asunto: un mapa del Índico en una pantalla en la pared, pantallas de ordenador, la ministra de Defensa con las gafas puestas, el JEMAD ese de la barba que siempre va de azul, el resto de la plana mayor y toda la parafernalia. Con el pesquero liberado previo pago de su importe, todos más pendientes ya del telediario que de otra cosa. Y la voz que viene del Índico sonando en el altavoz: «Tenemos tres o cuatro minutos y solicitamos órdenes. Repito: solicitamos órdenes». El reloj en la pared haciendo tictac, o lo que hagan los relojes de los gabinetes de crisis, y la ministra, y el de la barba, y el resto de artistas, mirándose unos a otros, callados como putas. Y más tictac. Nadie dice «bloquéenlos», ni nadie dice «déjenlos escapar». Sería mojarse demasiado en uno u otro sentido, y las palabras las carga el diablo. Tanto el «sí» como el «no» pueden causar problemas en las tertulias radiofónicas y los titulares de los periódicos, según vayan éstos a favor o en contra del Gobierno. Así que punto en boca. Silencio administrativo, cuatro minutos, uno detrás de otro, mientras allá abajo, en el mar, los infantes de marina, el dedo en el gatillo y locos por la música, que para eso están, blasfeman en arameo, por lo bajini, mientras ven cómo se escapan los flacos con la pasta. Y al cabo, la desolada frase final: «Han llegado a la playa». Suspiro de alivio en el gabinete de crisis. Fin de la historia.

Les cuento la escena –imaginaria, aunque no tanto– por si ustedes llegan a la misma conclusión que yo. Esos cuatro minutos de silencio no son los del Alakrana. Son todo un síntoma, una marca de fábrica. Una manera de entender la vida en este pintoresco lugar llamado España porque de alguna manera hay que llamarlo. Esos cuatro minutos de silencio se dan a cada instante, en cualquiera de las diarias manifestaciones de nuestra estupidez, nuestra mala baba y nuestra impotencia. Calla siempre, los cuatro minutos precisos, el político de turno, y el policía, y el juez, y el periodista, y el vecino del quinto. Callamos todos ante lo que vemos y oímos, pendientes del tictac del reloj, esperando que el tiempo aplace, resuelva, permita olvidar el problema. Una cosa es la teoría, las declaraciones oficiales, la España virtual. Qué ligeros de lengua somos legislando para un mundo perfecto, con nuestra inquebrantable fe en el hombre –y en la mujer, que diría Bibiana–. Y qué callados nos quedamos, como la otra ministra y el de la barba, cuando la realidad se impone sobre nuestra imbecilidad endémica. Cuando el maltratador defendido por la maltratada, el corrupto reelegido para alcalde, el violador reincidente, el terrorista que apenas paga su crimen, el hijo de puta menor de edad, la tía marrana que aprovecha la ley para vengarse del marido inocente, el pirata somalí que rompe el tópico del buen negrito, nos meten el Kalashnikov por el ojete. Entonces nos quedamos callados, no sea que la vida real nos reviente la teoría obligándonos a señalar al rey desnudo.

Y así, de cuatro en cuatro, pasan los minutos de nuestra cobardía.

Como ibamos diciendo… hoy han secuestrado a otro

Tuesday, March 9th, 2010

barco-palangreiro

Bueno, han secuestrado en aguas de Mogadishio a un palangrero con bandera keniata, pero con armador y tripulantes gallegos. De todas maneras, en este caso (si nuestro gobierno fuese un gobierno razonable) el rescate debiera pagarlo Kenia, que es donde el Sakoba paga los impuestos… pero por el momento, resulta que como el armador es gallego, y la tripulacion es gallega, soltaremos a Moratinos… hacemos una porra? yo digo 6 millones de euros.

Esta es la noticia… y no es mas que el principio

El palangrero ‘Sakoba’, de armador gallego y bandera keniana, ha sido secuestrado cuando faenaba en aguas del Índico, han informado fuentes de la Confederación Española de Pesca (Cepesca).

Según las mismas fuentes, el ‘Sakoba’ podría tener tripulación gallega a bordo y, en el momento del secuestro, el barco estaba “completamente metido” en la costa somalí, “cerca de Mogadiscio”.

Las fuentes han aclarado que se desconoce cuándo se produjo exactamente el secuestro de este buque, que tiene bandera de Kenia, aunque han precisado que no es un atunero y que se dedica a la pesca de especies como el pez espada, el tiburón y el merlín.

El barco pertenecía anteriormente al censo español, aunque ahora tiene bandera keniana, han incidido las fuentes.

Los cooperantes de buen rollo… parte 2

Saturday, March 6th, 2010

Hace unos dias, cuando habían secuestrado a nuestros cooperantes de buen rollo, hice un post. Nuestra preciosidad de imbéciles que se van a Mali creyendo que es como La Floresta, solo que con palmeras. No puedo por menos que poner aquí el logo que se merecen:
tapioca

Mientras ha pasado agua bajo los puentes (y este año encima tambien) y seguimos en las mismas… los cooperantes siguen secuestrados, los secuestradores elevan sus peticiones, y aqui nos rasgamos las vestiduras por lo poco serios que son los chicos esos de Al-Qaeda, que al principio solo pedían dinero, y ahora pretenden que además les liberen (y no nosotros, sino Mali) algún que otro compinche.

Y yo recuerdo que en el primer secuestro el “Playa de Bakio”, ¿recordáis? pagamos 1 millón de dolares aproximadamente, en el segundo, el del “Alakrana” la tarifa había subido a 2 millones (más el millón que nuestro CSI particular pagó a unos desalmados que les habían jurado – palabrita del Niño Jesus, que me muera aqui mismo si miento – que ellos eran los secuestradores), y ahora ya estamos en 5 millones… asi que a los aficionados a las matemáticas les propongo que indiquen el próximo valor que sigue en la serie… yo creo que para los próximos reclamaran 12 millones.

Y nuestro gobierno, pues va y les paga…

Y yo creo que es un error. No se negocia con los secuestradores.

Y salen las almas bondadosas y dicen: ¿y si el secuestrado hubieses sido tu? primero, para que me secuestren en Mali, o en Argelia, o en la costa somalí, seria necesario que fuese tan gilipollas como para ir ahi, y eso es poco probable, asi que no veo muy bien por que mis impuestos deben servir para pagar imprudencias, temeridades, o simple ignorancia de los descerebrados de turno.

Pero es que pagando los rescates de los demás se hace más probable que me secuestren a mi el dia que vaya a hacer una excursion en camello por las pirámides de Egipto, con mi camisita kaki y mi canesú.

¿Cómo se acabaron los secuestros de avión? Pues el día en que los gobiernos del mundo mundial se pusieron de acuerdo en que no se negocia con los terroristas, y que los que pillen son devueltos a su pais de origen.

De esta manera viajamos en avion con muchos miedos y muchas tocadas de huevos (por el momento, solo en transparencia), pero en la (casi) completa seguridad que el vuelo no acabará en Azerbaijan.

Pero además yo he estado en Ciudad de Mexico, en Guayaquil, en Rio, en Medellin, en Caracas, en Callao y otros lugares de reputación más que dudosa, y si el Gobierno español paga a los secuestradores, me van a ver en estos lugares como una caja fuerte con patas. Y no me gusta la idea

Asi que por favor, quietos todos, no hay nada que negociar… y si a nuestros coroneles Tapiocca les sucede algo, pues lo sentiré mucho, al igual que siento cualquier muerte de un semejante. Pero tambien hay que decir que si uno salta a la plaza, pues que si, que le puede coger el toro.

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...