Archive for the ‘Opiniones’ Category

Ni Dignidad, ni Respeto

Sunday, December 17th, 2017

Sé que con este post me voy a ganar la ira de amigos, vecinos y familiares, sin por ello ganarme la simpatía de aquellos que ya me consideran un caso perdido para el sentido común.

A lo largo de este post desarrollo una idea, y es que el Govern de JuntsPelSi, (que mejor hubiera debido llamarse Govern del JuntsPelsPels) ha perdido tanto la dignidad hacia ellos mismos como el respeto hacia nosotros.

Si, probablemente ahora sea el momento de “fer pinya”, de no mirar a otro lado, de no hacer leña del arbol caído, enfin, de todas esas cosas que nos dicen los que están en el Pom de Dalt para seguir manteniendose ahí, sobre nuestros hombros.

Pero el hecho es que hemos pasado de la foto de la izquierda a la de abajo, en menos de una semana, sin una explicación del pasado, sin un plan para el futuro.

Todo eso viene al hilo de la lectura  de Santiago López Petit, Quimico y Filósofo que dice cosas como esta, hablando de la situación en Cataluña, antes de la (S / N / NS-NC) proclamación de la República Catalana:

Efectivamente el Govern acabó siendo un gobierno postmoderno. Prisionero de su propio aparato de comunicación creaba la realidad, y la propia realidad retroalimentaba un aparato que veía así confirmada su apuesta. La participación masiva en tantas efemérides no dejaba lugar a dudas, y el camino hacia la independencia parecía abierto. (…) ¿Baño de realidad? Depende de para quien. Para el Govern ciertamente. Dentro de su burbuja autocomplaciente no podían comprender el asalto que se ponía en marcha y el desconcierto empezó a abrumarles. 

Gobierno Post-Moderno? Pues si, a los catalanes siempre nos ha perdido la estética.

De la misma fuente

Sorprende después de todo lo acaecido, la facilidad con la que los partidos políticos independentistas han aceptado una convocatoria de elecciones directamente impuesta. Sorprende esta rápida adaptación a un nuevo escenario a pesar de existir presos políticos. El planteamiento es bastante ilusorio: las elecciones son ilegítimas pero con nuestra elevada participación conseguiremos legitimarlas (y, por ende, legitimarnos ante el mundo).

(…) Pero ante estas elecciones impuestas, existía la posibilidad de sabotearlas con una abstención masiva y organizada. Empezar a desocupar el Estado español, y a extender la ingobernabilidad de la autoorganización. ¿También en España? Catalunya como esa anomalía irreductible que escapa, mientras en su huida ensaya otras formas de vida. El laboratorio político “Catalunya” momentáneamente se cierra

El Laboratorio Político Cataluña se cierra. Y vale más que lo haga… No se puede hacer un Estado por muy Postmoderno que este sea, con estos mimbres.

Y hacer un nuevo estado… ¿para qué? ¿Para que nos gobiernen los mismos, con el mismo sistema social? ¿Para que las élites extractivas se perpetúen en el poder eso sí, en Catalán en lugar de en Castellano?

Ahora bien, aunque el fin fuese erróneo, aunque el Govern nos haya engañado (no a todos) y, sobre todo se haya engañado a si mismo, creyendo que Europa, cual un nuevo Sant Jordi, vendría a liberarnos del dragón, hubiese tenido que dar un paso de dignidad o un paso de respeto.

De dignidad, por ellos mismos… “ni un pas enrera” nos decía y nos sigue diciendo Carme Forcadell, “yo he votado para President de la Generalitat dos veces al candidato del Partit Demócrata y ellos no me han votado ninguna”, dice Oriol Junqueras, como un niño a quien no le han dado chuches.

De respeto por todos los que salimos a la calle en todas Diadas, desde aquella manifestación de “Llibertat, Amnistía y Estatut d’Autonomía” hasta la del 3 de Octubre de este año, pasando por la del Primero de Octubre.

Y qué tenían que haber hecho, nuestros preclaros líderes, si hubiesen tenido una sospecha de dignidad hacia ellos mismos, y un mucho de respeto hacia los que fuimos a la calle a defenderlos a ellos.

O bien por dignidad, decir: ” lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir ” y retirarse de la política, tratando de salvar los muebles y haciendo lo que les pida el PP, en su Canossa particular, para liberarse de la cárcel.

O bien por respeto, decir, con Mirabeau: “nous sommes ici para la volonté du peuple et nous n’en sortirons que para la force des baïonettes” y haberse quedado en la cárcel o en el exilio defendiendo el boicot a unas elecciones impuestas.

O aún, por dignidad y por respeto, presentarse con una lista única, con el compromiso de crear un Govern con los mismos consellers, y explicar que ahora toca “Fer País”, y que se va a obrar para todos, para que los secesionistas y para que los unionistas, quieran trabajar y vivir en Catalunya. Eso ampliaría – tal vez, solo tal vez – su base social, y en todo caso quitaría argumentos a los que proclaman que su única preocupación es el Procés.

Y si trabajasen en leyes sociales, que tumbaría el TC, claro, quedaría claro dónde está cada uno. ¿cómo se negarían Els Comuns, a respaldar una Ley contra la Pobreza Energética? ¿cómo diría que no, el PSC, a una Ley de mejora de la Sanidad? ¿Cómo podría votar Ciutadans en contra de una Ley por una vivienda Digna?.

Eso es lo que hubiesen debido hacer, si hubiesen tenido un ápice de dignidad y respeto.

 

 

 

 

Cómo NO vender una moto (eléctrica)

Sunday, July 13th, 2014

Pues parece que los eternos vendedores de motos tratan de vendernos ahora el transporte “cero emisiones” (claro, las emisiones de las térmicas, o los costos inherentes al almacenamiento de materia físil consumidos para que no emitan radiaciones no venden).
8467-bmw-c1-photo-shot-of-the-bmw-c1-enclosed-scooter_1920x1080
Y tras mi experiencia queriendo comprar una moto eléctrica, es más, estaba decidido a comprarla, tenia un presupuesto de 2.500 euros más mi BMW que valoraba en unos 3.000, es decir, unos 5.500 euros. Ojo, no era una hipótesis, era una decisión, cambiar mi BMW por un scooter eléctrico. Es importante hacer notar que no era “una ocurrencia”, que no era “una idea”, que no era una fantasmada poco meditada, era un decisión, y me faltaba determinar qué moto me compraba.

Por el post anterior habéis visto como fue, y que no hay motos eléctricas utilizables en este momento en Barcelona. Lo digo con toda contundencia: no hay motos eléctricas utilizables en este momento en Barcelona. Y lo digo porque no hay red de talleres, nadie garantiza que el año siguiente seguirán en el mercado, o si siguen, si darán continuidad a los modelos (no hay mas que mirar como BMW abandonó a los compradores de su engendroscooter C1)

Y quien se cargó mi decisión de compra fueron los propios vendedores. Los de Quazzar, los de Movelco, los de Govecs, los de LEMev… entre todos lo mataron y el sólo se murió.

Y por qué ha sucedido eso ? pues porque los vendedores de una marca tratan de levantar su marca sobre la base de hablar mal de la competencia: la mía tiene frenado recuperativo dice el uno, y el otro: el frenado recuperativo destruye la batería y por eso no lo hemos puesto en nuestro scooter.
LEMev_Stream_08_650
Claro, yo entiendo que el vendedor de Yamaha hable mal de Kymco, y entiendo que el de Kymco alardee que su precio, pero esto son detalles en una tecnología madura. Nadie duda que un scooter de Yamaha o de Kymco funcionen.

En una tecnología emergente el hablar mal de los rivales es hablar mal de uno mismo, porque se siembra la duda. Porque si A me dice que no compre B porque usa baterías chinas, y B me dice que no compre A porque no tiene frenado regenerativo, al final no compraré ni A ni B.

En el próximo post hablaremos de cómo se podría comercializar una moto eléctrica. La clave pasa por presentarlo como un producto nuevo, no como una evolución de algo existente. Es decir, no se vende una moto (que siempre es dificil), se vende un “concepto”. Y ese concepto debiera representar una ruptura tan radical como sea posible con lo que existe… algo así como:
feddz-moto-electrica-2

(2.) En el Euro, hasta cuándo? un baño de realidad y el regreso al ECU

Sunday, June 5th, 2011

ir capitulo 1

Se fijaron unos criterios que determinaban si un pais podía entrar en el Euro ( los criterios de convergencia de Maastricht), que son:
– una tasa de inflacion (recordemos que son las condiciones para formar parte del euro) debe ser inferior al 1,5%
– un deficit publico cercano al 3%
– una deuda que no puede superar el 60% del PIB
– el pais no debe haber devaluado su moneda en los ultimos 3 años
– un tipo de interes a largo plazo inferior al 2%
si se cumplían estas condiciones durante los tres años anteriores, se puede formar parte del euro

Y así, una serie de paises entraron en el Euro aceptandolo como moneda propia.

y, finalmente, en 2001 albricias ¡ ya estamos en el Euro !

Foto del equipo, aplausos a los participantes…

y de pronto resulta que las finanzas publicas estan en un corsé, llamado Euro. El gobierno de un pais ya no puede fijar la tasa de cambio, devaluando, ni tampoco puede fabricar mas monedas para inyectar dinero en la economia, a costa de la inflación. Esto es bueno? pues depende… depende de como sea el gobierno de turno. Es decir, no es malo en si mismo que un pais pueda gestionar su economia.

Ahora, si el Gobierno de un pais del Euro necesita acelerar su economia tiene el mecanismo de la deuda. Puede pedir dinero a los Bancos y si se lo dejan, pues adelante. Y emite deuda. Lo mismo que en el s.XVI, Carlos V con Fugger. O en el XIX los gobiernos europeos con los Rotschild. Y emitir deuda es sencillo, se pactan unos intereses, un plazo de devolucion, y se recibe el dinero. Dinero para acelerar la economia, para reducir el paro, para hacer obra publica (necesaria o faraonica, da igual), para asegurarse un pais de votantes contentos, y ocupados.

y es igual 5 que 50… ya estamos en el Euro, ya no hay que mantener los criterios de convergencia, asi que adelante, hagamos crecer el deficit publico pagandolo con deuda, y el que venga detrás, que arree.

Esta es la situacion, que, hago notar, nada tiene que ver con la crisis Ninja. Esa va por otro camino. Si que ha sido un catalizador. Cae el mercado inmobiliario, los bancos no prestan, se contrae la economia, se pide dinero para rearrancarla, se mira por debajo de las alfombras, y se dispara el riesgo pais…

Esta es la situacion actual: unos bancos (esencialmente alemanes y franceses) han prestado euros a paises con intereses superiores a los que tenian en su pais, ya que eran paises lanzados para quienes todo dinero era poco (para lineas de alta velocidad – inversión pública – o casas en la costa – inversión privada -, da igual). Estalla la crisis, se contrae la economia, y no hay dinero (en el pais o en sus bancos, da igual) para devolver el credito. Para salvar el Euro (decisión política) el Banco Central Europeo les presta dinero (de los bancos alemanes y franceses) para que puedan devolver el dinero a los bancos alemanes y franceses.

Y ahora en este mes de junio, Grecia dice que, a pesar de los 110.000 millones de euros inyectados para salvarlos (está dicho enseguida sale a 10.000 euros por griego) no puede devolver ni siquiera los intereses. Y se plantea, para evitar el “default”, es decir encomendarse a Santa Rita, lo que se da no se quita, una alternativa, o bien

a.) renegociar la deuda (es decir, hacer una quita, y que los bancos que han prestado lo apunten en pérdidas)
o bien
b.) prorrogar el plazo de devolución.

y lo que se decida indicará cuál será el paso siguiente con el Euro.

(continuará)

(1.) Codificación (Criptografía) de Clave Pública

Wednesday, February 9th, 2011

applied-cryptographyEl tema de las claves secretas me ha interesado desde crío, y ya entonces escribía textos con jugo de limón, que en teoría debía oscurecerse con la llama de una cerilla. Tambien usaba (¿y quien no?) los codigos de trasposicion b por a, c por b, etc, lo que luego aprendi que era el código de Julio Cesar (quien no lo habia usado nunca, por otra parte)… pero como no tenia nada que decir (poco mas o menos como ahora) no me fue muy util.

Con el tiempo olvidé un poco el asunto, hasta que el trabajar en algun proyecto delicado me llevó a interesarme otra vez por la transmisión “segura” de información. En aquel proyecto usamos esteganografia (que es ocultar un texto dentro de otro) transfiriendo documentos de word embebidos en fotos porno. La gracia era encontrar la foto mas grosera (y mas pesada, que para ocultar un texto de alguno centenar de kilobytes, mejor que tuviera dos o tres megas), tanto que el receptor perdiese el oremus y no acertase con la clave.

Y con eso tocamos la esencia de la criptografia… el intercambio de claves. En general, y hasta 1973, en un documento clasificado de los Servicios de Inteligencia del Reino Unido, o 1978 cuando se hizo publica una investigacion paralela realizada por tres investigadores del MIT, el intercambio de claves era el eslabón débil de la cadena. Cualquier metodo para enviar mensajes cifrados o codificados necesitaba que los interlocutores, tradicionalmente llamados Alice (A) y Bob (B) se transmitiesen las claves, asegurandose al mismo tiempo que las claves no quedasen “comprometidas” porque la tradicional E (Eve, de Eavesdropper) las hubiese obtenido. Si las claves estan comprometidas, no solo el mensaje deja de ser secreto, si no que ademas, Alice y Bob actúan creyendo que el canal es seguro.
62374
Claro que eso no simplifica la tarea de Eve, que puede leer los mensajes, pero si actua de acuerdo con el conocimiento obtenido, probablemente al mismo tiempo esté informando a Bob y a Alice que su clave ha sido descubierta. Durante la Segunda Guerra Mundial algun convoy iba al punto donde el Almirantazgo sabia que le esperaban los submarinos alemanes, porque si le desviaban hubiesen sabido los alemanes que sus claves habian sido descubiertas… pero esa es otra historia, de la que tal vez escriba algun dia.

Hablemos un segundo de claves, y codigos… un codigo no es una clave. Un codigo es un conjunto de frases hechas, con su traduccion, por ejemplo, si digo. “los patos vuelan bajo”, de hecho quiero decir “atacaremos al amanecer”. Los códigos se guardan en Libros de Códigos, tanto mas gruesos como mayor numero de situaciones puedan contemplar… El problema con los codigos es que hay que codificar las posibles situaciones, y probablemente no exista un codigo para indicar : “el General Armada – por decir algo – es un agente doble del Rey”. Simplemente, los codigos estan preparados para lidiar con un numero finito de situaciones.

Las claves, por el contrario, permiten transformar un texto en claro en un texto cifrado (que no encriptado, que es anglicismo). Es decir, se toma un texto, se aplica una funcion que tiene una parte fija (el algoritmo) y una parte variable (la clave), y se obtiene un texto cifrado. El algoritmo y la clave pueden ser numericos, alfabeticos, gráficos… la funcion directa se llama cifrar un texto, y la inversa descifrar un texto (cada vez mas desplazado por encriptar y desencriptar)
workshop-code
Pero, hasta 1978 se mantenia la condicion de que Alice y Bob debian intercambiarse sus claves sin que cayesen en manos de Eve.

Y para evitar comprometer las claves o si se comprometian, que tuviesen una utilidad limitada, las claves se cambiaban a menudo, e incluso podian ser distintas en funcion del destinatario, es decir, el par de claves de Bob y Alice (que podia ser un par de claves, o una unica clave) era distinto del par de claves de Bob y Diana… con lo cual Bob tenia n juegos de claves, tantos como interlocutores distintos, y uno para cada dia, o incluso uno para cada mensaje. Eso es una pesadilla logistica.

Y en 1978 se publicó un estudio sobre la factibilidad teorica de usar un algoritmo que usase dos claves distintas y complementarias, una “clave publica” que podia conocer todo el mundo, y una “clave privada” que permitia la descodificacion del texto codificado con la clave publica. Como decía más arriba, esta posibilidad ya habia sido descubierta por los servicios de inteligencia británicos unos años antes, pero como era información clasificada, nunca se supo, con lo cual el mérito del descubrimiento de este algoritmo va a los que publicaron el documento, aunque se dice que nunca tuvieron acceso a los documentos clasificados, asi que fue realmente un descubrimiento paralelo

En 1983, el MIT patentaba dicho algoritmo, llamado RSA por las iniciales del nombre de cada uno de los tres investigadores que habian publicado el documento original.

(continuará)

Los cooperantes de buen rollo… parte 2

Saturday, March 6th, 2010

Hace unos dias, cuando habían secuestrado a nuestros cooperantes de buen rollo, hice un post. Nuestra preciosidad de imbéciles que se van a Mali creyendo que es como La Floresta, solo que con palmeras. No puedo por menos que poner aquí el logo que se merecen:
tapioca

Mientras ha pasado agua bajo los puentes (y este año encima tambien) y seguimos en las mismas… los cooperantes siguen secuestrados, los secuestradores elevan sus peticiones, y aqui nos rasgamos las vestiduras por lo poco serios que son los chicos esos de Al-Qaeda, que al principio solo pedían dinero, y ahora pretenden que además les liberen (y no nosotros, sino Mali) algún que otro compinche.

Y yo recuerdo que en el primer secuestro el “Playa de Bakio”, ¿recordáis? pagamos 1 millón de dolares aproximadamente, en el segundo, el del “Alakrana” la tarifa había subido a 2 millones (más el millón que nuestro CSI particular pagó a unos desalmados que les habían jurado – palabrita del Niño Jesus, que me muera aqui mismo si miento – que ellos eran los secuestradores), y ahora ya estamos en 5 millones… asi que a los aficionados a las matemáticas les propongo que indiquen el próximo valor que sigue en la serie… yo creo que para los próximos reclamaran 12 millones.

Y nuestro gobierno, pues va y les paga…

Y yo creo que es un error. No se negocia con los secuestradores.

Y salen las almas bondadosas y dicen: ¿y si el secuestrado hubieses sido tu? primero, para que me secuestren en Mali, o en Argelia, o en la costa somalí, seria necesario que fuese tan gilipollas como para ir ahi, y eso es poco probable, asi que no veo muy bien por que mis impuestos deben servir para pagar imprudencias, temeridades, o simple ignorancia de los descerebrados de turno.

Pero es que pagando los rescates de los demás se hace más probable que me secuestren a mi el dia que vaya a hacer una excursion en camello por las pirámides de Egipto, con mi camisita kaki y mi canesú.

¿Cómo se acabaron los secuestros de avión? Pues el día en que los gobiernos del mundo mundial se pusieron de acuerdo en que no se negocia con los terroristas, y que los que pillen son devueltos a su pais de origen.

De esta manera viajamos en avion con muchos miedos y muchas tocadas de huevos (por el momento, solo en transparencia), pero en la (casi) completa seguridad que el vuelo no acabará en Azerbaijan.

Pero además yo he estado en Ciudad de Mexico, en Guayaquil, en Rio, en Medellin, en Caracas, en Callao y otros lugares de reputación más que dudosa, y si el Gobierno español paga a los secuestradores, me van a ver en estos lugares como una caja fuerte con patas. Y no me gusta la idea

Asi que por favor, quietos todos, no hay nada que negociar… y si a nuestros coroneles Tapiocca les sucede algo, pues lo sentiré mucho, al igual que siento cualquier muerte de un semejante. Pero tambien hay que decir que si uno salta a la plaza, pues que si, que le puede coger el toro.

La Conferencia de Estocolmo y el Calamar

Friday, December 25th, 2009

bosque-tropical-450x337

En un tiempo en que hablar de los árboles es casi un crimen porque implica el silencio sobre tantas injusticias Bertold Brecht

Y para eso se han reunido en Estocolmo los representantes de 193 paises… ¡para hablar de los árboles!

Nada sobre el hambre en el tercer mundo, nada sobre la mortalidad infantil, nada sobre la investigación farmacéutica que tiene como target a las molestias de los paises ricos (obesidad, impotencia, depresion…).

Los paises más industrializados se llenan la boca (bien, digamos es la boca lo que se llenan) con “gases con efecto invernadero”, con toneladas de CO2, y asi parece que hagan algo.

Y si lo hacen, en efecto, se rien de nosotros.

Organizan a todos los paises (sobre todo a aquellos en vía de desarrollo, para tratar al mismo tiempo de que sean menos competitivos) diciendoles lo que deben hacer… ¡como si el problema que tuviesen estos paises fuese la huella de ozono! ¡cómo si el problema de la Humanidad, con mayúscula, fuesen las toneladas de CO2 que emiten los aviones! Como dice Pérez-Reverte, hay para echar la pota.

Nos echan a la cara los kilos de CO2 que emite nuestro cuatro por cuatro, como el calamar nos echa su tinta, y detrás de ella esconden el hambre, la miseria, la explotacion, la corrupcion…

mano
De un informe de UNICEF 2002

En 1990 se habían fijado siete objetivos a alcanzar en el año 2000. El último informe hace un balance de la situación. La primera meta era reducir la mortalidad infantil y la mortalidad de niños menores de 5 años un 33 por ciento. Se logró una reducción general del 14 por ciento y se salvaron así 3.000.000 de vidas. Hubo 63 países que lograron esta meta pero los desniveles son enormes: 172 muertes por 1.000 nacidos vivos en África subsahariana, 6 por 1000 en los países industrializados, 38 en América Latina y el Caribe. La segunda meta era reducir en un 50 por ciento la tasa de mortalidad de las madres. En esto no se advierte ningún cambio, dice UNICEF, ya que anualmente mueren 515.000 mujeres complicaciones en el embarazo o en el parto.
La tasa mundial es de 1 muerte cada 75 mujeres embarazadas o parturientas.
La tercera meta era reducir la desnutrición grave y moderada entre los menores de 5 años en un 50 por ciento. La reducción fue de 17 por ciento en los países en desarrollo, pero “el objetivo se ha logrado con creces en América del Sur”.
La cuarta meta era lograr que todo el mundo tuviera acceso al agua potable. El aumento fue de tres puntos, pasando de 79% de la población mundial (4.100 millones) a 82% (5.000 millones). Pero UNICEF dice que “aún hay 1.100 millones de personas que carecen de este servicio”
La quinta meta era conseguir que el mundo pudiera disponer de servicios sanitarios capaces de eliminar todos los excrementos. La mejora desde 1990 fue del 5 por ciento. Hoy el 60 por ciento de la población tiene este servicio, pero no lo tienen 2.400 millones de personas.

La sexta meta era que el 80 por ciento de los niños tuviera acceso a la educación básica y pudiera terminar la escuela primaria. Se advierte un aumento y ya bajó la brecha entre varones y nenas. Pero aunque la tasa neta de chicos matriculados aumenta a un ritmo mayor que el crecimiento demográfico, todavía hay 100 millones de niños sin escolarizar. En América Latina y el Caribe la escolarización primaria es del 94 por ciento, mientras el promedio mundial es del 82.

La séptima meta era reforzar la protección de los niños en circunstancias especialmente difíciles. Se incluye a los chicos que trabajan, los que combaten en guerras, los encarcelados y los que están obligados a prostituirse. El informe admite que es muy difícil tener información estadística confiable en estos temas, pero dice que hay millones de casos.

“La pobreza, la deuda externa, las guerras, la falta de liderazgo y el sida están revirtiendo los progresos en la política a favor de los niños”, según Bellamy. UNICEF indica que de cada 100 niños, 33 no están anotados en el Registro Civil, 27 no han sido vacunados, 39 viven en condiciones sanitarias inadecuadas, 18 no van a la escuela y 17 son analfabetos.

El viejo amigo Haddock o ya no soy Tintín, ni volveré a serlo nunca

Saturday, December 19th, 2009

La verdad es que tenía, por motivos personales, un poco abandonado este blog. Y estoy leyendo un libro de MI autor, Pérez-Reverte. Iré seleccionando y colgando aqui los que me han gustado/impresionado, en una palabra, los que me hubiese gustado escribir.
reverte
Este es el primero, sobre la edad, eso es lo que dice Arturo…

Siempre he dicho que, en un incendio, salvaría a Mordaunt, mi perro, y la colección completa de las aventuras de Tintín: todos los volúmenes en su antiguo formato, con tapa dura y lomos de tela. Alguno de los más viejos aún tiene pegada la etiqueta con su precio original: 60 pesetas. Caían en mis manos dos o tres veces al año –juntaba cien pesetas el día de mi santo y cincuenta cada cumpleaños–, cuando, sonándome las monedas en el bolsillo de los pantalones cortos, me paraba ante el mostrador de madera donde el librero, el señor Escarabajal, me mostraba los ejemplares para que eligiese uno, antes de salir a la calle con él en las manos, aspirando el olor maravilloso a buen papel y a tinta fresca que, desde aquellos primeros años –editorial Juventud, Mateu, Bruguera, Molino–, asocié siempre con el viaje y la aventura. Y viceversa: más tarde, cuando aterrizaba en lugares lejanos o desembarcaba en puertos exóticos, a menudo los vinculé con aquel olor a papel y aquellas páginas. No es extraño, después de todo, que para un reportero tintinófilo contumaz, el primer viaje profesional fuese al País del Oro Negro, y que la primera vez que puse pie en los Balcanes, el pensamiento inicial fuese que había llegado, por fin, a Syldavia.

Aún los hojeo de vez en cuando, sobre todo mi favorito: Stock de coque. Me gusta mucho ese volumen porque lo considero el más equilibrado y perfecto, pero sobre todo porque su protagonista principal es el mar, y porque además de Piotr Pst –ametrallador con babero– y viejos amigos como el general Alcázar, Abdallah, Muller, el malvado Rastapopoulos y el comerciante Oliveira de Figueira, aparece todo el tiempo el capitán Haddock. Y les juro a ustedes que una de las razones por las que me eché una mochila a la espalda y puse un pie delante del otro, fue porque iba en busca de un amigo como ése. Porque quería conocer al Haddock que la vida podía tenerme destinado en alguna parte.
haddock
Lo encontré, desde luego. Varias veces tuve ese privilegio. Unos se le parecieron mucho y otros menos. Unos siguen vivos y otros no. Unos le pegaban al Loch Lomond y otros manejaban con soltura los epítetos de sajú, vendedor de alfombras, paranoico e imbécil. Cada cual tuvo su registro. Pero en todos ellos, en cada compañero fiel que la vida me deparó en mi juventud, cada vez que alguien estuvo junto a mí, hombro con hombro, cuando un avión Mosquito del Jemed viraba sobre la popa de un sambuk para ametrallarnos en el mar Rojo –¡cuántas veces no me sentí dentro de esa viñeta inolvidable!–, pude reconocer al marino gruñón y barbudo que acompañó tantas horas felices y tantos sueños de mi infancia, desde el día decisivo y magnífico en que lo conocí a bordo del Karaboudjan, buscando luego el aerolito misterioso en el puente del navío polar Aurora, acompañándolo después –o quizá me acompañó él a mí– tras el rastro del Unicornio al mando del Sirius de su amigo el capitán Chester, esquivando en otra ocasión los torpedos del submarino pirata, marcha adelante y marcha atrás, con el telégrafo de órdenes del Ramona, o repeinado con raya en medio y uniforme de gala en la sala de marina del castillo de Moulinsart, allí donde Bianca Castafiore –el ruiseñor milanés– estuvo a pique de llevárselo al huerto, según reportaje de Paris Flash, con fotos de Walter Rizotto y texto de Jean-Loup de la Battelerie.

El otro día ocurrió algo extraño. Recibí una carta de un joven lector, asegurando que a veces, en algunos de estos artículos, cuando despotrico sobre zuavos, bachibuzuks y coloquintos, le recuerdo al capitán Haddock. Con barba y todo, añadía el amigo. Y me dejó pensando. Después fui a la biblioteca, saqué Stock de coque y lo hojeé un rato. Dios mío, pensé de pronto. El capitán, al que siempre vi como un hombre mayor, viejo y curtido por el mar y la vida, ya es más joven que yo. Él sigue ahí, en los libros de Tintín, sin envejecer nunca, con su barba y su pelo negros, su gorra y su jersey de cuello vuelto con el ancla en el pecho; mientras que la imagen que me devuelve el espejo, la mía, tiene más arrugas, y canas en el pelo y en la barba. Canas que Archibald Haddock, capitán de la marina mercante, no tendrá jamás. Soy yo quien envejece, no él. Ya no soy Tintín, ni volveré a serlo nunca. Soy yo quien ha pasado, con el tiempo, al otro lado de las viñetas que acompañaban mi infancia. Y mientras devuelvo el álbum a su estantería, me sube a la garganta una risa desesperada y melancólica. Mil millones de mil naufragios.

De una entrevista de Andrew Roberts en El Mundo

Friday, September 4th, 2009

churchillAndrew Roberts es historiador e inglés. Mi duda es si se puede ser historiador en este siglo sin ser inglés, probablemente sea debido a que la cultura, y sobre todo la critica, es, cada vez más, angloparlante.

Y Andrew Roberts ha escrito un libro, Masters and Commanders, que trata de las relaciones (no siempre sencillas) entre los politicos (en este caso, Churchill y Roosevelt) y los militares que les asesoraban durante la segunda guerra mundial, Marshall y Brooke.

P: Quienes serían los Masters y los Commanders de hoy?

32_fdr_11R: [grandes risas] a diferencia de Churchill y Roosevelt, los políticos actuales son incapaces de nombrar a personas que no les van a dar la razón en todo. Churchill y Roosevelt eligieron a Brooke y Marshall aún sabiendo que esos eran hombres que les iban a decir exactamente lo que pensaban y se enfrentarían a ellos. Alan Brooke solía sentarse aquí en Londres, en el War Room, rompiendo lápices y diciendo: “No, Señor Primer Ministro, no estoy de acuerdo con Vd.” ¿se imagina que esto ocurriera ahora? ¿un asesor rompiendo un lápiz, de pura furia, frente a un presidente?

P: ¿Por qué nuestros políticos no actúan así?

R: Porque quieren salirse con la suya en cada momento. Por eso solo nombran personas que solo saben decir que sí, con caracteres más débiles.
zapatero
Pues eso, si no basta mirar el perfil de los ministros del Gobierno de España, un Ministro de Fomento explicando que se modifican los impuestos mientras la Ministra de la cosa no dice nada, un Celestino Corbacho que dice que no se modifica el decreto sobre prestaciones a los parados de larga duracion por la mañana, y por la tarde lo desautorizan.

Yo creo de todas maneras que Zapatero hace bien no teniendo un Alan Brooke, porque en una de esas, en lugar de romper el lapiz, se lo clavaba en la yugular y ponia perdida la moqueta.

Y, los que estamos en la empresa, a menudo vemos muchos Masters pero falta algun Commander

Polar, o el desprecio nórdico al cliente

Friday, June 26th, 2009
Polar RS300x

Polar RS300x

Pues quienes me conoceis desde hace años sabeis que siempre he sido un poco mala leche. Mala leche si, cascarrabias, no.  Pero es que siento que me vuelvo cascarrabias, que la incompetencia o la desidia me exceden cada día un poco más.

Y me explico. Me compré un pulsómetro Polar, que es (por el momento, espero) LA marca de pulsómetros. Para los que no conozcais estos aparatos, un pulsómetro es un reloj que está conectado a un transmisor y que indica la frecuencia cardíaca cuando uno hace deporte, y, de tener el adminiculo adecuado (“sold separately”, claro), vuelca los datos en un computador.

Compré el modelo RS300x, y a los dos o tres dias de prueba, me fui a comprar el adminículo de transferencia. Tras mucho buscar en el manual del reloj apareció que precisaba de un “Flowlink”. Lo compré, y a cambio de 50 euracos obtuve una especie de platillo volante con un cable, diseño nordicamente minimalista, envuelto en un blister inviolable. Era tan nordico y tan minimalista que no incluía ni software ni manual. Tuve suerte, pensé, si lo hubiese comprado en Ikea, además hubiese debido soldar el cable.

flowlink_front_500x500

Llego con mi aparato, destruyo el blister y de paso, la hoja con la direccion de la web, reconstruyo la hoja, me voy a la pagina web, y hay dos softwares, el WebSync, y el WebLink.

Como buen mediterráneo, inteligente, o al menos avispado, en lugar de mirar qué software se aplica a qué cosa, pienso: entre un WebSync y un WebLink, si quiero conectar un FlowLink, ¿cuál elegir?. En efecto, como yo, os hubieses equivocado! Era el WebSync, el WebLink es para conectar todo lo que que NO lleva FlowLink. Lógico, no?

Paso dos, ya todo conectado, aquello no hace nada. Una lucecita verde del platillo parpadea. Busco en Internet. Nunca habla de luz verde parpadeante. Dicen: cuando se enciende la luz verde, eso quiere decir que el sistema esta listo. Una luz verde parpadeante… ¿es una luz verde? ¿Costaba tanto imprimir los conceptos básicos en el papel del blister? ¿Costaba tanto serigrafiar, en el propio platillo, el sentido de las luces? ¿Costaba tanto poner un led bicolor, que luciese en rojo, naranja o verde? Pero no, los señores de Polar, minimalistas y económicos,  pasan de todo eso. Luz verde parpadeante.

Recurro al foro de usuarios. Menos mal que chapurreo ingles, si no, me podia dar por jodido. Blinking green light, blinking green light… aquí está. Un usuario cabreado que dice que ha pasado a engrosar el “team de la blinking green light”, y que requiere una respuesta oficial de Polar. ¿Perteneceré yo al equipo de la “Blinking Green Light”? Porque desde luego, ya pertenezco por derecho propio al de los usuarios cabreados.

Polar le contesta que si su platillo volante tiene un numero de serie anterior a algo asi como CR123424PTD508xxxx, que vaya al distribuidor mas cercano, que le daran otro FlowLink actualizado. Busco el numero de serie. Por todas partes. Por el lado de abajo, en gris oscuro sobre fondo negro, en font de tamaño 3,5, encuentro algo que, vagamente, al sol y con lupa puede interpretarse como CR (o CB, o CP)123424P (o R, o B)TD (o O, o 0)507xxxx. Será, supongo, mi numero. Claro, indicar delante S/N hubiese sido poco nordico y minimalista. A joder al cliente, faltaria más.

Llamo a Polar España. Que si, que ningun problema, que lo lleve al lugar donde lo compré, y lo cambiaran, con el ticket de compra. ¿Y si no tengo el ticket de compra? pues no lo cambiaran. Pero oiga, que el aparato está mal, no sirve. Sin ticket de compra no hay nada que hacer. ¡coño! me exigen el ticket de compra de la mierda pinchada en un palo que me han vendido. ¿cuánto vale mi tiempo? En lugar de disculparse, parece que me hagan un favor.

– Oiga, y si se lo llevo a Vdes. directamente, con el ticket de compra, no ganaríamos tiempo?
– Nosotros no atendemos al publico.
– Oiga, que yo no soy publico, que soy un cliente cabreado.
– Le he dicho que no atendemos al publico (supongo que para aislarse de los clientes cabreados), lo lleva con el ticket donde lo haya comprado.

Departamento de deportes de Corte Ingles, con el ticket de compra del FlowLink

– Buenas, me vendieron este aparato y no funciona
– Nosotros no reparamos, debe llevarlo al distribuidor, ¿quiere la dirección?
sapo-mayor
Retengo los sapos y las culebras que estaba a punto de eructar, y con mi voz mas amable le explico la situación al vendedor del Corte Ingles

– ah, pues es raro, nunca nos ha sucedido. Espero que consulto.
– no se preocupe, se lo devuelvo todo, platillo volante, reloj y aqui paz y despues gloria
– si señor, ningun problema. ¿tiene el ticket de compra?
– del platillo si, del reloj no
– pues sin ticket no podrá ser

se me aceleró el pulso.

Media hora (exactamente, 22 minutos, medidos con el pulsometro) despues, regresa
– ningun problema, nos lo deja, lo enviamos a nuestro almacen central, el distribuidor pasa cada dos o tres semanas, lo recoge, y en el transporte siguiente nos entrega el sustituto. Cuando lo tengamos, le avisamos.
– y cuanto tardarán?
– depende de Polar, y de cuando pase su transporte, cuente una semana para que lo recojan (hoy es viernes, si el transporte ha pasado hoy, cuente dos), dos o tres semanas mas para que lo devuelvan si viene en el transporte siguiente, pero si no, ya nos plantamos en agosto
– ¿mande?
– eso, ya sabe Vd. que agosto…

asi que le deje el platillo, y quedo a la espera

y, mientras, me compre un Suunto.

De la conservación de las ballenas

Monday, June 15th, 2009

pelotavasca

Pues hace ya unos años, cuando tenía alguna responsabilidad empresarial, por pequeña que esta fuese, de mi dependía un vendedor, Iñaki, el cual, como trabajaba en Bilbao y era castellano, se sentía mucho más vasco que muchos vascos. Con él fui a ver pelota, a apostar (perdimos), y a tomar chiquitos más de una vez.

Iñaki era vendedor nato, enganchado a su tarea, que no daba una oferta por perdida aunque el cliente ya hubiese firmado el contrato con la competencia, que estaba ahí, 24 horas al dia, 7 dias por semana, y no solo trabajaba mucho, sino que trabajaba bien, y era capaz de venderle al esquimal la nevera para conservar la ballena.

Y venía Iñaki, muy ufano, y me decía:

– Carlos, tenemos un pedido.

– Un pedido? con un pedido no llegamos a final de mes

– Un pedido, pero ¡qué pedido!, EL pedido. Hubiese dicho, si ya hubiese pasado la guerra de Irak, ¡el pedido madre de todos los pedidos!

– Bueno, pues muy bien, ¿y?

– Verás, necesito tu ayuda, es que es un producto que no tenemos, ya he hablado con diseño, y lo pueden diseñar, y también con producción y lo pueden fabricar si diseño les tiene los planos esta semana, y les llega a tiempo el material que compras debe pedir y que es un poco especial.

Ya solo falta que tu fijes la máxima prioridad a este proyecto, porque he tomado el compromiso que en tres meses, que es cuando comienza la temporada, lo tenemos que tener instalado, probado y funcionando en Laponia.

– Iñaki, me habré perdido algo, ¿la temporada de qué?
– De la caza de ballenas, pues.

images

El problema es que nosotros fabricábamos neveras para hoteles, neveritas chiquitujas para apartamentos de playa, pero desde luego, no neveras industriales para la conservación de las ballenas.

mini_bar_fridge_mini_refrigerator_small_refrigerator

Gran reunión del sanedrín: diseño, compras, logística, producción, todos alli, para ver cómo c*** se podía fabricar el VLR (Very Large Refrigerator). Claro, no cabía en fábrica, había que alquilar una nave, buscar un rompehielos turbopropulsado para llegar a tiempo a Laponia, y al final, el proyecto era de alto riesgo, y absolutamente ruinoso.

Y, lo que más me dolía, es que estaba convencido que Iñaki, en lugar de vender el VLR, podia haber convencido a los lapones que primero troceasen la ballena, y despues la metiesen en neveras chiquitujas. Pero Iñaki no era asi, le gustaban los desafíos. Y yo creo que tambien, meternos a los demas en compromisos.

Pero Iñaki tambien vendía los otros productos, y solo alguna vez al año teniamos invento.

cts-environmental-room

Yo le explicaba que no, que teniamos un catalogo, que teniamos unos productos, y que no podia salir de ellos. Pero no me hacia ni caso, Iñaki, cuando olía la venta, era como un tiburón asesino que ha olido la sangre del bañista.

Ya un poco harto, le exigi que, antes de firmar un contrato de un producto que no estuviese en catalogo, solicitase mi autorización. Y, efectivamente, me llama una tarde diciendo que puede firmar, si le autorizo, la venta de la “cámara maduradora de cocos”, la CMC

– Carlos, es la oportunidad de entrar en un mercado virgen, no hay producto en el mundo para la comunidad de los criadores de cocos (CCC)

– Pero Iñaki, si no hay producto es que no hay mercado

– Que lo tengo vendido, Carlos, que solo falta tu firma, claro, que si no quieres….

– Pero si nosotros fabricamos neveras! y ahora ya tenemos como producto el VLR, mira, ya tenemos incluso el catálogo:

fostercoldrooms

– Carlos, eso es, exactamente, la cámara maduradora de cocos, un VLR, solo que con el motor funcionando del reves, dando calor, y, evidentemente, todo tropicalizado.

Yo me rasgaba las vestiduras en un Consejo, diciendo que no habia manera de gestionar a Iñaki. Ni por los halagos, ni por los castigos, ni por el convencimiento.

Y una persona sabia, el Presidente del Consejo, don Pablo Durán Thornberg, un hombre inteligente y persona de pro, me dijo:

“Carlos, es inútil que trates de cambiar a las personas. Más bien hazte la pregunta de si puedes trabajar con Iñaki. Si es que si, pues adelante, aprovéchalo lo mejor que puedas. Y si es que no, no ganarás nada cambiándolo de puesto, o de responsabilidad, porque te encontrarás igual. La gente es como es, y un dirigente les tiene que sacar partido. Y no hay mas”

Yo creo que es de los consejos sabios que he recibido.

Lástima que su temprana muerte nos lo arrebatase, porque teníamos mucho que aprender de él.

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...